Trece kilómetros. Más caminos viejos.

18 de enero de 2017. Sierra de Guadarrama

En realidad son más de trece kilómetros, y en realidad no importa cuántos sean, pocos, pero los suficientes como para sentirlos no sólo en los pies, los suficientes para embaucar a una mente que insiste en recordar sus orígenes.


Empieza el camino de nuevo.

 Han sido pocos los días de helada este invierno.




 A pesar de la potente cencellada se observaban piquituertos y un bando de pinzones, también algunos jilgueros.


 Hasta que no siento un fuerte dolor en las manos no me doy cuenta de que se me están congelando.


   El hielo forma banderas que no había visto antes.








 Un sucio cielo amarronado cubre los pinares segovianos, enfrente está Pedraza, al fondo las tierras de Cuellar.
 


 En el mismo lugar que la penúltima foto de la anterior visita.


 

  Y aquí, aunque no lo parezca, empieza otro camino, el de vuelta.


 .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada