Los tamborileros del barrio.

Escuchar el tamborileo del picapinos en plena ciudad de Madrid, aunque no sea en un barrio céntrico, es una novedad para mí.


En noviembre de 2013, apenas podía creerlo cuando me despertaba con el inconfundible repiqueteo de un pájaro carpintero a corta distancia de la ventana.



Un año después, en noviembre de 2014, de nuevo se les vuelve a oir, aunque suenan tímidos generalmente. En octubre sólo los escuché en una ocasión, y durante todo el verano igualmente sólo un día, ya en mayo se hizo más raro oírlos. A mediados de noviembre pude ver dos volando juntos, rápidos, entre los chopos, siguiéndose en cortos vuelos de ida y vuelta.



En el vídeo se ve como el macho y la hembra tamborilean desde el mismo punto, aunque en distintos días.


Los he visto y oído en otros jardines cerca de casa, no me refiero a parques, y en plena calle. Esta primavera, gracias a mi padre, localicé un nido ocupado. Creo que se trata de una colonización relativamente reciente, posterior a la de los pitos reales, la otra especie de pájaro carpintero habitual en Madrid y que me parece que está mucho más extendido.


En febrero los tamborileos, que también se han escuchado durante el invierno, se intensifican, les dedican mucho tiempo, se aproxima la época de cría y es fundamental tanto defender el territorio como atraer a la pareja. En ocasiones, macho y hembra tamborilean  respondiéndose desde puntos a corta distancia. Recuerdo el día que vi a la hembra repiquetear en el apoyo metálico de una antena del edificio de enfrente. Pude grabar unas imágenes y aunque no se la oye, la podéis ver en el siguiente vídeo. En el vídeo recopilo diferentes momentos de tres días de febrero y marzo, incluyendo tamborileos de respuesta, subid el volumen de audio.

.