Dersu Uzala. El cazador.


Hay lecturas que son como días de campo. Toda una lección de vida.

"Por la noche, anoté en mi diario mis observaciones, mientras Dersu asaba al espetón la carne de alce. En el curso de nuestra cena, arrojé a la hoguera un trozo de esta carne. El gold se dio cuenta y se apresuró a retirarla del fuego y ponerla al lado.
-¿Por qué tiras la carne al fuego? -me preguntó, en tono descontento-.¿Cómo puede quemársela sin motivo? Nosotros partiremos mañana y otros hombres vendrán aquí y querrán comer. Pero la carne echada al fuego se habrá perdido.
-Pero ¿quién va a venir por aquí? -le pregunté a mi vez.
-¡Bueno, quien sea! -exclamó muy asombrado-. Vendrá una ratita, un tejón, o una corneja; a falta de cornejas, un ratoncillo o, en fin, una hormiga. La taiga pulula de hombres.
Esta vez me di cuenta de que Dersu pensaba no solamente en seres humanos sino también en animales, e incluso en bestezuelas tan diminutas como las hormigas. Amando la taiga y todo lo que la poblaba, cuidaba de ella tanto como podía."

"Dersu Uzala". Vladimir Arseniev

PD. Al parecer se cumplen 100 años de la muerte de Dersu Uzala.

El ratonero ladrón y la perdiz valiente

18 de agosto de 2010. Madrid.

Una Aguililla calzada (Hieraaetus pennatus) vuela con su presa recién capturada. Tiene el plumaje claro, se aprecia en sus garras un bulto más bien pequeño. La sigo, imagino que se dirige hacia el lugar donde la espera su pollo o sus pollos, que todavía no se habrán independizado, cuando aparece un ratonero (Buteo buteo) y la ataca violentamente. La calzada esquiva las acometidas de la otra rapaz, que es ligeramente mayor, y gana altura, enseguida ciclea por encima del ratonero sin más problemas, hasta que llega un segundo ratonero con las garras por delante, más violento incluso que el anterior. Al segundo ataque la calzada suelta la presa, el ratonero la alcanza en el aire, lo ha conseguido, y vuela con su trofeo a lo alto de una gran peña. La calzada seguirá en la zona varios minutos, volando en círculos, aunque sin intención alguna de pugnar por su captura perdida.

Aguililla calzada en un lance de caza. No tengo ninguna imagen mejor de esta especie.

Ratonero adulto

Se trata de un caso de kleptoparasitismo, aunque en el primer ataque aún tenía dudas. La calzada estaba volando en la perpendicular del área de cría de la pareja de ratoneros, pensé que podía tratarse de una defensa del territorio. Al parecer este comportamiento en los ratoneros es mas bien ocasional (Podeis leer más acerca del cleptoparasitismo en los ratoneros en este breve artículo: Kleptoparasitim by Eurasian Buzzard (Buteo buteo) on two falco species)

No cabe duda que los ratoneros son una especie con éxito. Siendo una rapaz forestal, sin embargo están presentes prácticamente en todo tipo de hábitats. Es una de las rapaces diurnas más abundantes en España, su censo sólo es superado por el del Cernícalo Vulgar (Falco tinnunculus).

Mas adelante, cinco perdices huyen a mi paso, distingo bien tres igualones y sus progenitores. Los adultos se quedan rezagados, me vigilan, suben a la tapia y comienzan a cantar.


Imágenes de uno de los adultos, cuando ya estaba cantando.

Siempre he pensado que las perdices son muy valientes, demasiado para una especie tan apetecida y perseguida.
Estos pollos, solo ligeramentes tardíos, me hacen recordar cuando a mediados de junio (19-6-10), al plantar el telescopio en el borde de un camino, salió prácticamente a mis pies toda una numerosa familia de perdigones acudiendo a la llamada del progenitor. Desaparecieron al instante entre el abundante pasto seco. Estaban recientes las fuertes lluvias que tantas polladas y nidadas han debido arrasar, y fue una alegría comprobar como la perdiz había superado tales adversidades. Seguramente gracias a un nido bien situado, tal vez junto a una tapia, o bajo una piedra, aún así toda una superviviente. Para que luego vaya uno con la escopeta a pasar el rato y se la lleve por delante, no lo entiendo.

Este nido quedó al descubierto cuando pasé demasiado cerca (25-5-09). Se encontraba protegido bajo la piedra. La perdiz al escapar desplazó un huevo fuera del nido. Por supuesto no fue un acto intencionado por mi parte. Para no agravar la situación no se manipuló el nido ni la vegetación, y abandoné el lugar rápidamente.


Calentando motores

16 de julio. Sierra de Guadarrama, Segovia.

Amphimallon, del tipo pini/pygiale.

Están por todas partes, en el suelo, en el pasto alto, en arbustos, volando alrededor de los pinos.



Un buen número ya muertos, -la vida de los adultos en este grupo de escarabajos melolóntidos creo que puede ser de pocos días (sin embargo, las larvas pueden vivir uno o dos años, hasta tres o cuatro en los escarabajos sanjuaneros, son los conocidos gusanos blancos, que viven bajo tierra alimentándose de raíces y materia en descomposición.)-, otros serán presa fácil de diversos depredadores (como por ejemplo los ratoneros).

A primera hora un zorro no despegaba el morro del suelo, pienso que debe estar dando buena cuenta de los escarabajos recien emergidos del subsuelo.



Algunos escarabajos parecen calentar motores para sus primeros vuelos hasta las ramas de los pinos. En el crepúsculo volarán a cientos en busca de pareja, guiados por los fabulosos órganos sensoriales que son sus antenas.





Al mediodía varios bandos de estorninos se lanzaban a cazar al aire, sospecho que los escarabajos. Mas tarde, mientras doy cuenta de los bocadillos a la sombra de unos pinos, un alcaudón común vuela directo hacia mí, me ve en el último momento y se posa muy cerca, no entiendo su comportamiento, luego pensé que tal vez quiso cazar un amphimallon que, a un metro escaso, zumbaba preparando el despegue.



En realidad el nombre de Escarabajo sanjuanero -al igual que el de gusano blanco- se aplica a varias especies de escarabajos melolóntidos, en los que la fase de vida adulta, de escarabajo, transcurre en estas fechas solsticiales. Como hemos visto, estas explosiones demográficas son aprovechadas por otras especies que se alimentan de ellos. Una de estas, un caso bastante curioso, es el Halcón de Eleonor, pequeña rapaz migradora, habitualmente costera -cría en las Islas Baleares y Canarias-, que durante estas fechas de verano puede ser observado en pinares del interior peninsular cazando los escarabajos, una escena que aún no he visto (también se observa en las islas como podeis ver aquí, os acordais de Son Bosc y su futuro campo de golf en la nota con la que estrené la página "Echa una mano" en este blog).

"Es un adorno del calmo crepúsculo, una bella joya del solsticio de verano." J. Henri Fabre, Moore Beetles, Capitulo IX, The Pine Cockchafer.